ENCUENTRO INTERDISCIPLINARIO SOBRE LA MUERTE

  • EIM

"Mis nietas y la mayoría de edad"

Escrito por Adriana Goñi Godoy para la convocatoria "Muerte en pandemia", el año 2020.


Hoy mi nieta Matilda cumple 18 años. En marzo lo hizo Manuela. Matilda y Manuela son casi mellizas, y se han criado juntas, en una amistad cómplice que a veces excluía a sus primas mayores y menores.


Tengo seis nietas y seis nietos y hasta hoy no me había dado cuenta del significado de alcanzar la mayoría de edad a sus 18 años. Yo fui adulta con derechos y plenamente capaz a los 21 años, cuando ya tenía dos hijos y otro a punto de nacer.. A mis 18 años y 5 días me casé, pero aún no podía ir al cine a ver películas para mayores de 21…


En gran parte del mundo una persona se considera mayor de edad y por tanto plenamente adulta a partir de los 18 años. A partir de ahora, Matilda y Manuela se consideran ciudadanas, y podrán votar, ser elegidas para cargos públicos, fumar y beber, manejar, casarse, comprar propiedades, heredar, trabajar y salir del país sin depender para eso de sus padres, y también serán las únicas responsables de sus actos y deberán responder por ellos ante la justicia.

Todo lo anterior es obviamente la letra de la ley, pero vivimos en Chile, en el siglo XXI, en medio de una pandemia que ha confinado a las niñas hace ya meses, por lo que sería bien difícil ejercer sus derechos de adultas.

Durante estos años, la mayoría de los jóvenes finaliza la escuela y elige entre trabajar a tiempo completo o proseguir su educación, y mis nietas no han pisado sus colegios desde marzo; la cesantía azota el país por lo que la opción de trabajar estará muy lejos para ellas y rendir las pruebas para entrar a la universidad parece diluirse en pantallas de zoom.


Las relaciones con los y las otras se mediatiza en pantallas y la necesidad de compartir con sus pares, el crear relaciones de amor, el reunirse y ser adolescentes despreocupadas necesariamente pasan por el distanciamiento, los rostros cubiertos, el miedo de padres y abuelos, la amenaza permanente de un virus imparable y el bombardeo de los medios saturados de muerte.


Abrazo hoy a la Matilda y a la Manuela con ternura y sabiendo que llegan a su mayoría de edad blindadas de amor, resilientes, solidarias y con la certeza de que, a pesar de todo, se abre para ellas un futuro prometedor.


Tita


25 de junio, 2020

5 views0 comments

Recent Posts

See All
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube